La cláusula conocida como “360” consiste en una fórmula de cálculo de los intereses a pagar aplicada por las diferentes entidades prestamistas, como por ejemplo, las entidades bancarias. La fórmula que utilizan consiste liquidar las operaciones durante lo que se denomina un año comercial formado por 360 días; mientras que los intereses se continúan devengando conforme a un año natural conformado por 365 días, de esta forma siempre se pagan unos intereses mayores de los acordados. Una práctica que, como se entiende fácilmente, debe considerarse abusiva al generar un desequilibrio entre los derechos y obligaciones de las partes.

Esta fórmula se justificaba en su día como un método de simplificar los cálculos; no obstante, hoy en día con los medios existentes no tiene justificación alguna. Teniendo en cuenta nuestros conocimientos sobre la abusividad de las cláusulas no nos cabe duda de que cumple todos los criterios para declarar la misma como tal. Desde el comienzo de las reclamaciones de las cláusulas abusivas han proliferado sentencias pronunciándose a este respecto, y es claro el reconocimiento de dicha abusividad, así la conclusión que la mayoría reflejan viene siendo que <el criterio del año comercial es una cláusula abusiva y, por tanto, nula ex art. 8 LCGC y ex art. 82 TRLGCU, por ser una condición general de la contratación no negociada individualmente que, en contra de las exigencias de la buena fe, causa, en perjuicio del consumidor, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se derivan del contrato>.

¿Tienes dudas?, ¿quieres saber más? NO lo dudes, CONTACTA.

 Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *