La cuestión central de debate a la hora de establecer la pensión de alimentos acostumbra a ser la cuantía. No obstante, no se puede cifrar exactamente la cuantía que va a tener que pagar cada persona, puesto que influyen diversos factores en la misma: los ingresos, el gasto medio, etc. La finalidad del análisis del conjunto de estos factores radica en cumplir con la imposición del artículo 146 del Código Civil que establece, <La cuantía de los alimentos será proporcionada al caudal de quien los da y a las necesidades de quien los recibe>.

Sin embargo, tras el hincapié en la necesidad de que existan unos criterios orientadores, que han realizado tanto Jueces como Magistrados, por considerar los mismos no sólo de utilidad en el ejercicio de la función jurisdiccional sino también por el hecho de que aumenta la seguridad jurídica y facilita los acuerdos y soluciones autocompositivas en este tipo de proceso judicial, el C.G.P.J. ha desarrollado unas tablas de carácter orientador. No podemos olvidar que, conforme al artículo 93 del Código Civil, debe ser el Juez quien determine esta contribución, adoptando las medidas convenientes para asegurar la efectividad y acomodación de las prestaciones a las circunstancias económicas y a las necesidades de los hijos en cada momento.

Para los más curiosos, aquí tenéis el enlace  http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Servicios/Utilidades/Calculo-de-pensiones-alimenticias/Tablas-orientadoras-para-determinar-las-pensiones-alimenticias-de-los-hijos-en-los-procesos-de-familia-elaboradas-por-el-CGPJ

A la hora de utilizarlas no olvidéis:

1º) Los ingresos netos se calculan en 12 mensualidades, es decir, pagas extra ya prorrateadas.

2º) No se descontarán retenciones de sueldo ni anticipos, ni tampoco las cargas (hipoteca o alquiler) que se atiendan con dicho salario dado el carácter preferente de los hijos menores.

3º) Al no estar incluidos los gastos de vivienda (hipoteca, alquiler, IBI), deben incrementarse las cantidades con estos conceptos en función de su importe y criterios de reparto.

4º) También se han visto excluidos de las tablas los gastos en educación por lo que, como en el supuesto precedente deben incrementarse en función de su importe y criterios de reparto. No olvidéis que como ya hemos expuesto en el post La pensión de alimentos (I): Concepto, todos los gastos de educación están incluidos en el concepto de alimentos (material escolar, libros, matriculas).

5º) Las tablas parten de que no existen hijos con necesidades especiales derivadas de minusvalías, enfermedades u otras circunstancias, variable que debería tenerse en cuenta en caso de existir.

6º) Se deben aplicar índices correctores según la Comunidad Autónoma y el tamaño del municipio.

7º) No contemplan ingresos del obligado al pago de la pensión por debajo de los 700 euros, al considerar que los tramos de rentas inferiores a dicha cuantía deben fijarse por la denominada pensión mínima o de subsistencia que varía jurisprudencialmente según las distintas zonas geográficas y poblaciones.

¿Quieres más información? No lo dudes, CONTACTA.

 Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *