La traditio hace referencia a la tradición como entrega de la posesión de la cosa. En la tradición se distinguen dos elementos: el corporal, la propia transferencia del derecho; y el espiritual, el pacto existente entre las partes sobre el traspaso del derecho. Como hemos explicado en el post anterior, el de la teoría del título y el modo, no se completa la finalidad traslativa sin la existencia de un título previo.

La tradición se puede transferir de dos formas: la primera, de hecho, siendo esta una tradición por la que se traspasa el poder efectivo de la cosa, el artículo 1.462.1º del C.C. refleja esta tradición “real” de la cosa con el siguiente tenor: <Se entenderá entregada la cosa vendida cuando se ponga en poder y posesión del comprador>. La segunda forma de transferencia es la de derecho, no hay un traspaso de poder efectivo, sino que de da una simulación, es lo denominado como traditio ficta y se recoge en el artículo 1.462.2º del C.C.: <Cuando se haga la venta mediante escritura pública, el otorgamiento de ésta equivaldrá a la entrega de la cosa objeto del contrato, si de la misma escritura no resultare o se dedujere claramente lo contrario>.

Esta tradición de derecho se puede dar de tres formas diferentes. La primera es la que hemos visto en el artículo 1.462.2º del C.C., se suele denominar como la constituto posesorio, en la que se deben cumplir los requisitos de que exista una escritura pública y que en el contrato no se haya establecido lo contrario. La segunda es la traditio brevi manu, en la que el adquirente tenía ya la cosa en su poder y se efectúa entonces el acuerdo por los interesados, mientras que el adquirente sigue siendo poseedor en las mismas condiciones el cedente pierde la posesión mediata. Y la tercera concluye con el solo acuerdo de las partes, se da en los supuestos en los que no se puede entregar la posesión de hecho, o este traslado no se pueda llevar a cabo de manera sencilla.

Estos dos últimos supuestos son los contemplados en el artículo 1.463 del código civil: <Fuera de los casos que expresa el artículo precedente, la entrega de los bienes muebles se efectuará: por la entrega de las llaves del lugar o sitio donde se hallan almacenados o guardados, y por el solo acuerdo o conformidad de los contratantes, si la cosa vendida no puede trasladarse a poder del comprador en el instante de la venta, o si éste la tenía ya en su poder por algún otro motivo.>.

Para cualquier consulta, no lo dudes, ¡contacta!.

 Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *